google.com, pub-8945177060299013, DIRECT, f08c47fec0942fa0 Bonet Blog Procesal: Implicaciones jurídicas derivadas de la existencia de robots autónomos en el contexto del Parlamento Europeo

martes, 5 de septiembre de 2017

Implicaciones jurídicas derivadas de la existencia de robots autónomos en el contexto del Parlamento Europeo

Aunque el futuro siempre es incierto, el avance de las tecnologías puede depararnos cambios en el ámbito jurídico y en el judicial que van más allá de la mera tramitación procedimental. Me refiero a la inteligencia artificial que pueda llegar a ser autónoma. Que el ser humano pueda recrear artificialmente inteligencia autónoma, con capacidad para sentir de modo similar al ser humano, esto es, en realidad una inteligencia artificial equivalente o incluso superior a la humana, sin duda representa un futurible incierto al que se anteponen en la actualidad demasiados problemas.
Ciertamente la autonomía de los robots para tomar decisiones no es en este momento una realidad, al menos conocida. Sin embargo, haciendo proyección del estado de la técnica actual permite prever su potencialidad. No se trata ya de una mera ficción literaria, sino de un futurible probable y de importancia creciente en la medida que se desarrolla la tecnología.
Hasta el punto es relevante que el propio Parlamento Europeo ha empezado a prestar seriamente atención. a esta cuestión Y lo ha hecho porque comprende que genera nuevos retos, entre ellos jurídicos, frente a los que conviene estar preparados para poder afrontarlos debidamente. Esta particular atención hasta el momento se evidencia al menos el proyecto “robolaw”, en cierta actividad de los parlamentarios europeos en el ejercicio de sus funciones, en el borrador de informe del grupo de trabajo creado en el seno del Comité de Asuntos Legales del mismo Parlamento Europeo, y, por último, momentáneamente, en el informe del mismo Comité. Veamos.

1. El proyecto “robolaw”

El programa específico FP7-SIS, “capacidades: ciencia y sociedad·, 2006/974/EC de 19 de diciembre de 2006, enmarcó el proyecto denominado “robolaw” sobre la “regulación de las tecnologías robóticas emergentes en Europa: la robótica frente al derecho y la ética”, para el análisis de las leyes y reglamentos requeridas por la tecnología robótica.
Este proyecto ha sido coordinado por Dña. Erica Palmerini, de la Scuola Superiore di Studi Universitari e di Perfezionamento Sant’Anna de Pisa, y han participado investigadores de la Stichting Katholieke Universiteit Brabant (Netherlands); University of Reading (United Kingdom); Humboldt-Universitaet zu Berlin (Germany). Ha tenido un coste total de 1.908.342,02 €, y se ha desarrollado desde el mes de marzo de 2012 hasta el de mayo de 2014, ambos inclusive.
Entre los objetivos de este proyecto se encontraba, en primer lugar, identificar las cuestiones jurídicas y éticas fundamentales que plantean las tecnologías robóticas emergentes y si, según el estado de la tecnología, el marco regulatorio es adecuado; y, en segundo lugar, comprobar en qué modo afectan los avances en robótica a los valores sociales imperantes en Europa.
El proyecto no solo indagó sobre robótica sino también otras tecnologías pioneras como la nanotecnología, las neuroprótesis y los interfaces cerebro-ordenador. Para ello se emplearon métodos multidisciplinares y análisis comparativos para las áreas regulatorias europeas necesitadas de reformas en materias relacionadas con los robots.
Entre los logros de este proyecto se encuentra la celebración de un taller en el que conferenciantes invitados trataron los temas relativos a la robótica que derive en una publicación de 2013, así como una publicación denominada “Serie de Robolaw”. Asimismo, ha desarrollado una clasificación de las tecnologías aplicables, entre otros criterios, con base en el nivel de autonomía, las tareas realizadas o la relación con los seres humanos, como base de ayuda al estudio de las cuestiones jurídicas. Por último, han derivado diversas publicaciones sobre el modo en que las tecnologías robóticas afectan a los derechos de los europeos, como afectan a la concepción sobre la humanidad y como deben diseñarse las tecnologías para que queden protegidos los valores humanos, contribuyendo a la protección de los derechos afectados por las nuevas tecnologías.

2. La respuesta de 15 de noviembre de 2013 ofrecida por la Sra. Kroes en nombre de la comisión europea a la pregunta del parlamentario Marc Tarabella del 3 de octubre, sobre los derechos de los robots

Mientras se desarrollaba el citado proyecto “Robolaw”, el parlamentario belga Marc Tarabella, puso el dedo en la llaga cuando formuló una pregunta el 3 de octubre de 2013 (E-011289-13) para que la Comisión Europea conteste por escrito sobre la realidad, el objetivo y el presupuesto de la regulación sobre los derechos de los robots.
La pregunta se formula exactamente en los siguientes términos: “Robot law seems to be materialising in various ways, since lawyers are working on the creation of a ‘robot personality’ and on the allocation of robot social security numbers, France’s Ministry of Productive Recovery is drawing up a non-binding draft charter of ethics, and the Commission is considering granting robots a legal personality. Human-replacing robots are something that the Commission is starting to introduce with its Petrobot project. Together with a consortium of 10 European companies led by the oil company Shell, it is seeking to develop robots which can replace humans in ‘inspections of pressure vessels and storage tanks widely used in the oil, gas and petrochemical industry’. It says that granting legal status to robots and intelligent systems is an option and nothing more. 1. What is the reality of the situation? 2. What is the goal? 3. What is the budget for this policy area?”
La respuesta, de 15 de noviembre del mismo 2013, ofrecida por la Sra. Kroes en nombre de la Comisión Europea resulta ciertamente significativa. Entre otras cosas, afirma que, si bien los sistemas completamente autónomos no son una realidad en la actualidad, hay claras tendencias que indican que podrían darse en el futuro y el desarrollo de opciones políticas y la comprensión de las consecuencias jurídicas de los sistemas plenamente autónomos permiten estar preparados para el futuro.
Reconoce que el tema es serio para sistemas futuros y merece atención desde el punto de vista académico. Además, señala que la Comisión financia actividades sobre cuestiones legales relacionadas con la robótica.
Hay proyectos de robótica que superan los quinientos millones de euros, representando el mayor programa de I + D de robótica civil. Y varios de estos proyectos dedican recursos al análisis legal y ético. El proyecto PETROBOT, financiado con fondos comunitarios, pretende evitar la necesidad de que los operadores humanos estén presentes en entornos hostiles mediante el envío de un robot a control remoto.
Sin embargo, sostiene que es de prever que el ser humano seguiría realizando el control, si bien con mejores y más seguras condiciones de trabajo gracias al robot, pues el robot no será totalmente autónomo. Así y todo, llega a reconocer esta autonomía cuando afirma, aunque sea en términos de hipótesis, que, si algunas tareas de bajo nivel se pueden ejecutar de forma autónoma, el objetivo no sería reemplazar a los humanos, sino ayudarlos. Muchas tareas son aburridas, peligrosas y sucias, y los robots, al igual que otras máquinas, concluye, pueden facilitar el trabajo de los seres humanos.
Literalmente, la respuesta es la siguiente: The technology is not yet ready to deliver the degree of autonomy to grant personality or legal status to robots. However the relevant ethical, legal and societal issues linked to future systems, endowed with more intelligence and autonomy, are seriously taken into account by the robotics and artificial cognitive systems community. Granting robots a legal personality is an academic discussion at the moment, and the Commission is funding activities adressing legal issues related to robotics (e.g. RoboLaw; see report: http://www.unipv-lawtech.eu/files/euRobotics-legal-issues-in-robotics-DRAFT_6j6ryjyp.pdf). Fully autonomous systems are not a reality now. There are clear worldwide trends indicating that we could see such systems in the future. Developing policy options and understanding the legal consequences of fully autonomous systems is thus important preparation for the future. In the 7th Framework Programme for Research, there have been robotics projects for more than EUR 500 million, which makes it the biggest civilian robotics R&D programme. Several projects dedicate resources to legal and ethical analysis. The EU-funded PETROBOT project aims to avoid the need for human operators to be present in harsh environments by sending a remotely operated robot. A human would however still perform the higher level control with better and safer working conditions. The robot will not be fully autonomous. Even if some low-level tasks can be executed autonomously, the goal is not to replace humans, but to assist them. Many tasks are dull, dangerous and dirty, and robots, like other machines, can make the job of humans easier”.
En fin, partiendo de que no es una realidad en estos momentos, es previsible que en un futuro los robots puedan tener algún nivel de autonomía, sea total o al menos parcial, de ahí la importancia de prepararse desde un punto de vista ético, político y jurídico. Y entre estos últimos aspectos, han de incluirse necesariamente las implicaciones procesales derivadas de esa realidad.

3. La previsión de un futuro con robots autónomos en el borrador de informe del grupo de trabajo creado en el seno del Comité de Asuntos Legales del Parlamento Europeo

En el borrador de informe del grupo de trabajo creado en el seno del Comité de Asuntos Legales del Parlamento Europeo es donde con mayor claridad y contundencia se ha puesto de manifiesto la posibilidad de robots autónomos.
El 20 de enero de 2015, la Comisión JURI creó un Grupo de trabajo, integrado por miembros de diversas comisiones del Parlamento Europeo (Concretamente por miembros de la Comisión de Asuntos Jurídicos y representantes de la Comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE), de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (IMCO) y de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales (EMPL), para informar sobre las cuestiones jurídicas relacionadas con la evolución de la robótica y la inteligencia artificial en la Unión Europea. Su horizonte principal era la elaboración de normas de Derecho civil sobre este tema, sin orillar sus implicaciones en otras ramas del derecho, como los derechos humanos, el derecho administrativo, laboral y de la seguridad social, e internacional.
En el anexo de resolución: recomendaciones detalladas respecto al contenido de la propuesta solicitada se defiende que “las actividades de investigación en materia de robótica deben respetar los derechos fundamentales; y por su parte, las actividades de concepción, ejecución, difusión y explotación, por su parte, han de estar al servicio del bienestar de las personas y de la sociedad. La dignidad humana — tanto física como psicológica — siempre tiene que respetarse”. Sobre estos aspectos, véase, entre otros, RODOTÀ, S., “Tecnología y derechos fundamentales”, en Datospersonales.org. La revisa de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, núm. 8, 2004. SÁNCHEZ BARRILAO, J. F., “Sobre la constitución normativa y la tecnología”, en Revista de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, núm. 8, 2005, págs. 257-78. ROIG BATALLA, A., Derechos fundamentales y tecnologías de la información y de las comunicaciones (TICs), Barcelona, Bosch, 2010. DE ASÍS ROIG, R., Una mirada a la robótica desde los derechos humanos, Dykinson, Madrid, 2015. ADSUARA VARELA, B., COTINO HUESO, L., y MARTÍNEZ MARTÍNEZ, R., “Robótica y derechos humanos”, en Revista de privacidad y derecho digital, núm. 2, 2016.
Destaca, entre las previsiones sobre formación y empleo que, “de aquí a 2020, Europa podría tener que enfrentarse a una escasez de hasta 825.000 profesionales en el sector de las TIC, a la vez que el 90 % de los puestos de trabajo requerirá al menos unas capacidades digitales básicas… pide a la Comisión y a los Estados miembros que pongan en marcha iniciativas para apoyar a las mujeres en el sector de las TIC y para mejorar su capacitación en el ámbito digital… pide a la Comisión que empiece a supervisar más estrechamente la evolución del empleo… con objeto de determinar en qué ámbitos se está creando empleo y en cuáles se está destruyendo debido a una mayor utilización de los robots… debería examinarse la necesidad de exigir a las empresas que informen acerca de en qué medida y proporción la robótica y la inteligencia artificial contribuyen a sus resultados económicos, a efectos de fiscalidad y del cálculo de las cotizaciones a la seguridad social… debería considerarse seriamente la posibilidad de introducir una renta básica universal”.
Al respecto resalta la “necesidad de introducir modificaciones a algunos acuerdos internacionales, como el Convenio de Viena sobre la circulación vial y el Convenio de la Haya sobre accidentes de circulación por carretera”. A su vez, “las restricciones y condiciones establecidas en el «Reglamento del doble uso» sobre el comercio de los productos de doble uso (productos, programas informáticos y tecnología que puedan utilizarse para aplicaciones tanto civiles como militares o que puedan contribuir a la proliferación de armas de destrucción masiva) deberían extenderse a las aplicaciones de la robótica”.
E igualmente, aunque no haya una referencia expresa, también derivaran consecuencias en otros ámbitos como el del derecho penal, y también el del derecho procesal.
La autonomía y personalidad del robot debe implicar la posibilidad de que cometan actos ilícitos que puedan ser tipificados penalmente. En estos casos, las penas podrían ser pecuniarias en caso de que puedan disponer de patrimonio o de seguros, así como también podría consistir en el apagado durante un tiempo proporcional a la gravedad del hecho, en la reprogramación o hasta incluso en la posible destrucción si lo aconsejara tanto la gravedad del delito como la inexistencia de otras alternativas adecuadas.
Además de referirse a fenómenos tan actuales como los vehículos autónomos, robots asistenciales y médicos, o drones, en todo caso el proyecto de informe pone en evidencia de entrada que el Parlamento Europeo se toma muy en serio la posibilidad de un futuro de robots autónomos, y por eso empieza a preparase para el momento en que esto llegue. Si la robótica y la inteligencia artificial se han convertido en una de las principales tendencias tecnológicas de nuestro siglo, según reconoce, el vertiginoso aumento de su uso y de su evolución plantea la posibilidad de que los robots y la inteligencia artificial incrementen su interacción con los seres humanos. Se da por hecho que “la humanidad se encuentra a las puertas de una era en la que robots, bots, androides y otras formas de inteligencia artificial cada vez más sofisticadas parecen dispuestas a desencadenar una nueva revolución industrial…  resulta de vital importancia que el legislador tenga en cuenta todas las consecuencias que ello entraña”. Así afirma que “gracias a los impresionantes avances tecnológicos de la última década, no es solo que los robots puedan realizar hoy en día actividades otrora típica y exclusivamente humanas, sino que el desarrollo de rasgos cognitivos y autónomos —como la capacidad de aprender de la experiencia y tomar decisiones independientes— ha hecho que estos robots se asimilen cada vez más a agentes que interactúan con su entorno y son capaces de modificarlo de forma significativa”.
Este fenómeno, como no puede ser de otro modo, ha de ser afrontado también desde el punto de vista jurídico. Los riesgos aparejados a las interacciones entre humano y robot deberían abordarse, de entrada, velando por el respeto de los valores, entre los que destaca la seguridad, el respeto a la intimidad, la integridad, la dignidad y autonomía de los seres humanos, así como también los aspectos relativos a la propiedad y la responsabilidad. Son necesarios, por tanto, principios generales y éticos en relación con el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial para uso civil. Como medidas concretas se propone una definición de robots autónomos inteligentes; reforzar la investigación con principios éticos (carta sobre robótica); así como también la creación de una agencia europea para la robótica y la inteligencia artificial, que facilite experiencia técnica, ética y normativa necesaria para apoyar la labor de los agentes públicos pertinentes.
Se solicita a la comisión una definición europea de robot autónomo, que debe crearse un sistema de registro de robots avanzados, y que se destinen recursos suficientes para buscar soluciones a los retos sociales y éticos que plantean el desarrollo tecnológico y sus aplicaciones, así como entender cuáles son los verdaderos riesgos y oportunidades asociados con la difusión de estas tecnologías. Y en el anexo de resolución: recomendaciones detalladas respecto al contenido de la propuesta solicitada se añade que se tendrán en cuenta las siguientes características: “La capacidad de adquirir autonomía mediante sensores y/o mediante el intercambio de datos con su entorno (interconectividad) y el análisis de dichos datos; la capacidad de aprender a través de la experiencia y la interacción; la forma del soporte físico del robot; la capacidad de adaptar su comportamiento y acciones al entorno”.
Como aspectos jurídicos más directamente afectados se relacionan: los derechos de propiedad intelectual, la protección y la propiedad de los datos, y la necesidad de establecer normas específicas particularmente las relativas a la responsabilidad, tanto contractual como extracontractual, así como su capacidad jurídica, esto es, según señala ”en última instancia, la capacidad jurídica o el estatus de los robots y de la inteligencia artificial, con el fin de garantizar la transparencia y la seguridad jurídica para los productores y consumidores en la Unión Europea”.
Se solicita un enfoque equilibrado con códigos que protejan la innovación y, al mismo tiempo, la estimulen, y que se elaboren criterios relativos a la «creación intelectual propia» aplicables a las obras protegidas por derechos de autor creadas por ordenadores o robots. Aunque faltan normas específicas para la robótica, afirma que “las doctrinas y los regímenes jurídicos vigentes pueden aplicarse fácilmente a esta, aunque algunos aspectos requieran especial consideración” Propone, “enfoque equilibrado en materia de derechos de propiedad intelectual aplicados a las normas sobre equipos y programas informáticos, así como códigos que protejan la innovación y, al mismo tiempo, la estimulen” y también “criterios relativos a una «creación intelectual propia» aplicables a las obras protegidas por derechos de autor creadas por ordenadores o robots”. También solicita que “se incorporen garantías relativas a la privacidad y la protección de datos, de conformidad con los principios de necesidad y proporcionalidad” y “normas sobre los conceptos de protección de la intimidad desde el diseño y de protección de datos por defecto, y sobre el consentimiento informado y el cifrado”. También que “el uso de datos personales como «moneda de cambio» no debe dar lugar al incumplimiento de los principios básicos que regulan el derecho a la intimidad y la protección de datos”.
Precisamente en materia de la responsabilidad derivada de la autonomía de los robots es donde el proyecto de informe focaliza la mayor parte de la atención. Como aspecto significativo, suscita la cuestión de si debería crearse una nueva categoría para los robots autónomos con sus propias características y repercusiones en lo que se refiere a atribución de derechos y obligaciones, incluida la responsabilidad por daños, hasta el punto de reconocer que “resulta cada vez más urgente abordar la cuestión fundamental de si los robots deben tener personalidad jurídica”.
Argumenta que las normas vigentes en materia de responsabilidad abarcan aquellos casos en los que es posible remontarse hasta un agente humano concreto —como el fabricante, el propietario o el usuario— a quien imputar la acción u omisión del robot”. En el supuesto de que un robot pueda tomar decisiones autónomas, la normativa tradicional no bastará para establecer su responsabilidad. Y como “la Directiva 85/374/CEE del Consejo, de 25 de julio de 19851, solo cubre los daños ocasionados por los defectos de fabricación de un robot a condición de que el perjudicado puede demostrar el daño real, el defecto del producto y la relación de causa a efecto entre el defecto y el daño (responsabilidad objetiva o responsabilidad sin culpa)… el marco jurídico actual no sería suficiente para cubrir los daños causados por la nueva generación de robots, en la medida en que se les puede dotar de capacidades de adaptación y aprendizaje que entrañan un cierto grado de imprevisibilidad en su comportamiento, ya que podrían aprender de forma autónoma de su propia experiencia variable e interactuar con su entorno de forma única e imprevisible”.
Entiende que “al menos los robots autónomos más complejos puedan ser considerados personas electrónicas con derechos y obligaciones específicos, incluida la obligación de reparar los daños que puedan causar; la personalidad electrónica se aplicaría a los supuestos en que los robots puedan tomar decisiones autónomas inteligentes o interactuar con terceros de forma independiente”.
Lo bien cierto es que, en la misma medida en que los robots adquieran autonomía, menos se les podrá considerar simples instrumentos o herramientas en manos de otros agentes, como es el caso del fabricante, el propietario o el usuario. Por esto, según el proyecto de informe, la normativa sobre responsabilidad “resulta insuficiente y precisa de nuevas normas que se centren en cómo una máquina puede considerarse parcial o totalmente responsable de sus actos u omisiones”. A tal efecto, considera que la regla general debería ser la responsabilidad objetiva, de modo que únicamente exige probar el daño y el nexo causal entre la actividad del robot y el daño; y una vez identificados los responsables, su responsabilidad será proporcional al nivel real de las instrucciones dadas a los robots y a la autonomía que a los mismos corresponda.
Estima igualmente que cuanto más larga haya sido la “educación” del robot, mayor será la responsabilidad de su “profesor”, y las competencias adquiridas a través de la “educación” de un robot no deberían confundirse con las competencias estrictamente dependientes de su capacidad de aprender de modo autónomo”.
A tal efecto se propone como posible solución el establecimiento de régimen de seguro obligatorio no solo para el fabricante sino también para el programador, el propietario o el usuario, que contribuirán proporcionalmente a un fondo de compensación.
Podría crearse un fondo general para todos los “robots autónomos inteligentes o crear un fondo individual para cada categoría de robot, así como la elección entre un canon único al introducir el robot en el mercado o entre pagos periódicos durante la vida del robot”. Igualmente, debería crearse un “número de inscripción individual que figure en un registro específico de la Unión, que garantice la asociación entre el robot y el fondo del que depende”, y de publicidad de los datos pertinentes a quien interactúe con el robot”.
El proyecto de informe es la plasmación más patente de que el Parlamento Europeo está tomando atención a un fenómeno que se prevé que será revolucionario. Y se toma tan en serio en fenómeno que incluso llega a reconocer que podría estar en juego la supervivencia de la especie humana.
Señala literalmente nada menos que “existe la posibilidad de que, dentro de unos decenios, la inteligencia artificial supere la capacidad intelectual humana de un modo tal que, de no estar preparados para ello, podría suponer un desafío a la capacidad de la humanidad de controlar su propia creación y, por ende, quizás también a la capacidad de ser dueña de su propio destino y garantizar la supervivencia de la especie”.
En fin, reconoce el fenómeno y aconseja que empiece a afrontarse su regulación que reconozca al robot autónomo como, según afirma, “persona electrónica con derechos y obligaciones específicos”. Reconocimiento que, aunque no expresada, en la esfera procesal, exigirá revisar o adecuar conceptos fundamentales como los de capacidad para ser parte y de actuación procesal así como los de legitimación o pluralidad de partes.

4. La previsión de un futuro con robots autónomos en el informe del Comité de Asuntos Legales del Parlamento Europeo del 27 de enero de 2017

El 12 de enero de 2017, y con diez y siete votos a favor, dos en contra y dos abstenciones, se aprobó el informe de la Comisión de asuntos legales del Parlamento Europeo (JURI) sobre normas de derecho civil aplicables a los robots, de 27 de enero de 2017.
La ponente, Mady Delvaux, señaló que: "Un número cada vez mayor de áreas de nuestra vida cotidiana están cada vez más afectadas por la robótica. Para abordar esta realidad y garantizar que los robots estén y seguirán al servicio de los seres humanos, necesitamos urgentemente crear un marco jurídico europeo sólido".
Este informe se presenta algo más prudente sobre alguna de las propuestas formuladas en relación con el proyecto de informe. Según afirma, en las futuras iniciativas en materia de robótica e inteligencia artificial, la Unión debe adoptar una actitud gradual, pragmática y prudente”.
Véase FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, C., “El Parlamento Europeo publica un informe sobre normas de Derecho civil aplicables a los robots”, en Diario La Ley, 4 de enero de 2017.
Así y todo, mantiene y hasta desarrolla la práctica totalidad de aspectos del proyecto de informe, entre ellos, la responsabilidad, derechos de propiedad intelectual y flujo de datos, medios de transporte autónomos, robots asistenciales, robots médicos, rehabilitación e intervenciones en el cuerpo humano, educación y empleo, efectos sobre el medio ambiente, o implicaciones internacionales. Por supuesto, considera que se trata de un fenómeno requerido de atención por la Unión Europea, siendo “necesario disponer de una serie de normas en materia de responsabilidad, transparencia y rendición de cuentas que reflejen los valores humanistas intrínsecamente europeos y universales que caracterizan la contribución de Europa a la sociedad”.
Con todo, mantiene plenamente las expectativas generadas en el proyecto de informe sobre el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial. No en vano considera nada menos que “la humanidad se encuentra a las puertas de una era en la que robots, bots, androides y otras formas de inteligencia artificial cada vez más sofisticadas parecen dispuestas a desencadenar una nueva revolución industrial”. Y hasta incluso considera que el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial tiene potencial para transformar el modo de vida y las formas de trabajo, aumentar los niveles de eficiencia, ahorro y seguridad y mejorar la calidad de los servicios”. Y, en fin, por lo que ahora nos interesa, el informe de la comisión reconoce que la tendencia apunta al desarrollo de máquinas inteligentes y autónomas, con capacidad de ser entrenadas para pensar y tomar decisiones, hasta el punto de que, señala, “existe la posibilidad de que a largo plazo la inteligencia artificial llegue a superar la capacidad intelectual humana”. Como consecuencia, se propone el reconocimiento de persona jurídica electrónica, específica al menos para los robots autónomos más complejos, como titulares de derechos y obligaciones específicos, que sin duda tendrán su reflejo en el ámbito del proceso.
Califica RODRÍGUEZ BAJÓN, S., “La era Asimov. Análisis de la propuesta del PE en materia de robótica”, cit., como llamativa esta propuesta, puesto que “supone la creación de un tertiusgenius en la calificación de sujetos de derecho: la persona jurídica electrónica, esto es, una personalidad jurídica específica para los robots”.
De hecho, según señala el informe, el aprendizaje automático plantea retos a la hora de velar, entre otros aspectos como la no discriminación, la transparencia y “las garantías procesales”. Además, indica, “incidirán sin duda en las elecciones… de las autoridades administrativas y judiciales u organismos públicos de otro tipo, a la hora de tomar su decisión final, ya sea de carácter comercial, de ejercicio de la autoridad pública o de consumo… es necesario integrar salvaguardias y la posibilidad de control y verificación por parte de las personas en los procesos de toma de decisiones automatizados y basados en algoritmos”.
En definitiva, el informe constata que las instituciones europeas lejos de desdeñar el fenómeno de la robótica, reconocen la importancia presente y futura, instando a que se preste la debida atención a los aspectos jurídicos, entre ellos, las implicaciones en el derecho procesal.


José Bonet Navarro

Relacionados y recomendados:


Si te ha interesado este post, y valoras el esfuerzo, sería un gusto que lo recomendaras en redes sociales y que lo compartieras con tus contactos, para que también lo puedan leer. 

Este post es fruto de la reflexión personal, puedes aprovecharte de la información, pero, por favor, sé honrado y, si lo haces, cita la fuente (BONET NAVARRO, J., "Implicaciones jurídicas derivadas de la existencia de robots autónomos en el contexto del Parlamento Europeo ", en http://www.bonetblog.com/2017/09/implicaciones-juridicas-derivadas-de-la.html. No está permitido su reproducción o copia íntegra en otros blogs o webs, ni siquiera citando su autoría. Solamente se autoriza a incluir el título y un hipervínculo que dirija a esta página (http://www.bonetblog.com/2017/09/implicaciones-juridicas-derivadas-de-la.html).

No hay comentarios:

Publicar un comentario